19 de mayo de 2010

El esqueleto que me queda. ¿Qué me queda?


Me tildaron de todo. Y sus faltas ortográficas nunca me hicieron reprobar el curso de su prejuicio. Pero tener resistencia al dolor no significa que no duela. Al fin y al cabo, ¿acaso las cicatrices no son marcas? Y las mías son registradas. La patente la tengo yo y nadie me la quita. Y nadie la puede usar. Por eso es que me dicen tantas cosas, pero nadie sabe lo que soy porque nadie sabe lo que quise ser ni lo que quise dejar de ser. Entonces, tampoco sabrán si lo pude lograr.

Mis actos son tan inexplicables como mis omisiones y las [in]conclusiones de ambas son mi CV. Contrátame o no, no me importa. Yo soy dueño de algo que no cuesta. Lo único inmortal para ti es el dinero. En cambio yo, inmortal[izado], cada vez que doblo un billete, mato un héroe.

Dadas las circunstancias, lo único que me interesa es la circunstancia en la que ruedan los dados. Dada, dadá, burlesco, grotesco.

Mi iglesia está en mi corazón, mi cruz son mis brazos abiertos al futuro colgando de una columna vertebral que sostiene mi pasado. Mi corona de espinas me hace rey por dentro, y sangra más que la de tu Cristo en la pared. Usando mi boca en lugar de mi puño: así me abrí paso de un Gólgota al siguiente.

Destroza mi vida. ¿Qué de bueno tiene ser tú mismo? ¡Qué bueno es ser tú mismo! Ese es mi estilo, mi estilógrafo, mi pluma, pluma de Ave Fénix. Creador. Dios. Demonio. Hombre. Mujer. Niño. Pintura. [Auto]autopsia. Despierto hoy siempre, pero también siempre deseo el mañana. Nada que agradecer a la limosina de la vida. Baja en el siguiente paradero o sigue, no me interesa. Total, esta es una inversión [de valores] que no deja intereses. Inversión de la perversión. Terno = máscara. Termo = frío. Calienta y haz clic en lugar de hacer bum. Ese es el himno de mi Nación Fría.

Tu dios es tu aliento. Déjame mirar dentro de ti... sigo mirando... sigo... pasan los días y sigo... Mejor miro dentro de mí. Ya. Encontré lo que buscabas. Porque miré dentro de ti y no me importó si tu mundo terminaba hoy. Te perseguí dentro de ti y te escondías, pero no estabas jugando a las escondidas porque tu luz es realmente oscuridad. Y tú eres murciélago. Y yo vampiro.

Tu sonrisa de Blanca Nieves escondía al enano que realmente eres. Por eso no te vi. Es que yo miraba hacia arriba. Arriba no estás tú, está tu personaje. Eres un casting permanente de ti mismo. Tu maquillaje es tan perfecto... pero no hay que maquillarse los ojos. Sin maquillaje eres una perra con súper ego. Ladra, ¡ja! Eres muda, una perra muda. Al fin y al cabo, lo que interesa es cómo muevas la cola. A nadie le importa un carajo tu correíta, tu chompita y el apellido del veterinario.

Fútbol, política, cuentas de banco y marcas... Después de eso, tus dragones te esperan y por eso no llegas al borde nunca. Yo vivo en el borde y he visto a mis dragones a los ojos. Se les apagó el fuego, les puse los cascabeles y bailaron para mí. Hoy mi tierra ya no es plana. Mis dragones impulsan mi barco. A lo que temo es al mar, porque no se deja llevar por los vientos que soplan ustedes, la suma de movimientos de cola. Mis dragones son cachorros. Pero, no creas que son distintos, son iguales o más fuertes que los tuyos. La única diferencia es que tus dragones son bailarinas de un club de strip y los míos los choferes que me sacan de tu club.

Donde tú quieres entrar yo quiero salir.

Tu dieta es mi engorde. No entramos en la misma página de un libro. ¿Quién lo escribe? El tuyo, tu dios y tu diablo. El mío, mis estrellas, mis planetas, mi odio y mi amor. La pureza de mis cantos arrulla al demonio que nace en tu sonrisa y muere en tu llanto. Porque ríes de dolor y lloras de esperanza.

Satanás es mi ídolo. Y yo soy un iconoclasta. Tu dios es tu ídolo. Y tú eres el Presidente del club de fans. ¿No es él quien siempre mata a la superestrella?

6 comentarios:

  1. Oh! esto es para leerse sin respiro y pensando hacia que punto va, me emociona y a la vez lo odio por no poder entender el fondo al que quiere llegar...una vez más me sorprende el talento y pienso "Si tienes talento considérate fortunado es algo que el dinero no puede comprar".

    ResponderEliminar
  2. Acabo de perder mi 2 min de mi tiempo leiendo lo q escribes, aburrido lo peor es el inicio!!!!! seguro pasate horas buscando el mejor inicio!!! pero no tuviste mejor que "Me tildaron de todo. Y sus faltas ortográficas nunca me hicieron reprobar el curso de su prejuicio" ay ay ay ay quieres hacerte el interesante pero no te queda

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario. A lo mejor Nietzsche lo responde mejor que yo: http://goo.gl/0HFi

    ResponderEliminar
  4. No hay mejor arma que un alfiler... :) Cuando algo te toca sin rozarte algún objeto, es porque lo que lees está bárbaro. Eso es lo que sentí yo.

    ResponderEliminar
  5. Toda mi admiración para ti. Tener el talento de sacar lo que tienes dentro de ti y convertirlo en palabras es una forma de liberarte a ti mismo y es una forma de liberar a través de tus poemas a quienes no tenemos ese talento. Gracias.

    ResponderEliminar